Como ayudar a una persona con ansiedad y panico

Como ayudar a una persona con ansiedad y panico

cómo ayudar a alguien con ansiedad a salir de casa

Cuando me mudé a la casa de mi (ahora) esposa en 2001, ella no quiso incluir mi nombre en el saludo del contestador automático. Debido a nuestra gran diferencia de edad y a la relación entre personas del mismo sexo, estaba justificadamente preocupada por la reacción de sus padres cuando me mudé a su casa, así que se lo ocultó durante varios meses. Aunque sentía mucha compasión por ella y su situación, también me frustraba que su ansiedad me afectara a mí, y no me gustaba actuar como si tuviéramos algo de lo que avergonzarnos.
Escenarios como éste son comunes cuando alguien en tu vida está luchando contra la ansiedad. Es posible que tu ser querido se sienta tan temeroso que evite actuar, o que actúe de forma desconsiderada o que aumente tu propia ansiedad. Esto puede ser como un novio que aplaza constantemente las tareas o discusiones importantes, un amigo que se queja de estar solo pero se niega a tener una cita, o un jefe que siempre se centra en lo que podría salir mal, haciendo que todos se sientan miserables. Es difícil presenciar la ansiedad de alguien que conoces, y es aún más difícil cuando su ansiedad desencadena la tuya.

palabras de consuelo para alguien con ansiedad

Si alguien de tu familia o uno de tus amigos ha sufrido ansiedad o le han diagnosticado un trastorno de ansiedad, querrás saber cuáles son las mejores formas de apoyarle. Saber cómo ayudar a alguien con ansiedad puede resultar desalentador al principio, pero una vez que entiendas sus preocupaciones, deberías ser capaz de comunicarte bien.
Las enfermedades mentales pueden ser a veces difíciles de manejar, pero cuando se trata de ayudar y apoyar a alguien con ansiedad, hemos esbozado algunos consejos útiles sobre lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer para asegurarse de que las medidas que tome le ayuden a empezar a sentirse mejor de nuevo.
Leer sobre los tipos de ansiedad y sus diferentes síntomas puede ayudarte a comprender bien por lo que está pasando la persona que te importa. Esto, a su vez, puede ayudarte a empatizar con su experiencia e identificar los momentos en los que puede necesitar más apoyo.
Esto suele suponer un alivio para la persona, ya que se da cuenta de que no tiene que soportar la carga de su ansiedad sola. Tener esta conversación da a la persona la oportunidad de ver que tiene personas que se preocupan por ella, que quieren escucharla y que desean que se sienta mejor. La persona que sufre de ansiedad también puede contarte cómo puedes ayudar a controlar sus síntomas de ansiedad.

qué no hacer cuando alguien tiene un ataque de ansiedad

Puede ser difícil saber qué hacer y cómo ayudar a alguien con un trastorno de pánico. Aunque puedes ofrecer tu apoyo y animar a tu amigo a buscar ayuda profesional, también es importante que te cuides.
Los ataques de pánico pueden aparecer de repente, sin previo aviso. Familiarízate con los signos de los ataques de pánico para poder reconocerlos y tener una idea de lo que puedes hacer para apoyar a tu amigo.
Habla con tu amigo con calma. Intenta ser neutral y no te tomes nada de lo que diga o haga como algo personal. Está pasando por una respuesta de estrés de lucha o huida, así que puede que no actúe como lo haría normalmente.
Intenta ser empático y comprender que no siempre puedes entender por lo que están pasando. Durante un ataque de pánico, aunque todo te parezca bien, el peligro que siente tu amigo es muy real. Evita decir cosas como «cálmate» o «¿qué te pasa?».

cómo ayudar a alguien con ansiedad que no quiere ayuda

¿Tienes a veces ataques repentinos de ansiedad y miedo abrumador que duran varios minutos? Tal vez tu corazón late con fuerza, sudas y sientes que no puedes respirar o pensar. ¿Estos ataques se producen en momentos imprevisibles y sin un desencadenante evidente, lo que hace que se preocupe por la posibilidad de sufrir otro en cualquier momento?
Si es así, es posible que sufra un tipo de trastorno de ansiedad llamado trastorno de pánico. Si no se trata, el trastorno de pánico puede reducir su calidad de vida porque puede provocar otros miedos y trastornos mentales, problemas en el trabajo o en la escuela y aislamiento social.
«Un día, sin ningún aviso ni motivo, se abatió sobre mí una sensación de ansiedad terrible. Sentía que no podía tomar suficiente aire, por mucho que respirara. El corazón se me salía del pecho y pensé que podría morir. Estaba sudando y me sentía mareada. Sentía que no tenía control sobre estos sentimientos y que me estaba ahogando y no podía pensar con claridad.
«Después de lo que parecía una eternidad, mi respiración se hizo más lenta y finalmente dejé de lado el miedo y mis pensamientos acelerados, pero estaba totalmente agotada y exhausta. Estos ataques empezaron a producirse cada dos semanas y pensé que estaba perdiendo la cabeza. Mi amigo vio cómo me esforzaba y me dijo que llamara a mi médico para que me ayudara».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad