Como calmar el apetito y la ansiedad

Como calmar el apetito y la ansiedad

no puedo comer por ansiedad nhs

Si la idea de pasar hambre le produce malestar, o incluso miedo, es posible que coma más ahora para no arriesgarse a pasar hambre más tarde. Esto es lo que yo llamo «comer como una póliza de seguro». Tomar medidas ahora para protegerse después.
¿Pero qué pasa si no necesitas la comida extra? Si se come pero no se utiliza como energía, se almacenará como grasa. Y si quiere perder peso, eso va en la dirección contraria a la que pretendía.
En lugar de comer más de lo necesario para la comida, puedes parar cuando estés justo lleno, sabiendo que si tienes hambre más tarde, y no es la hora de la cena, puedes comer algo que te ayude, un tentempié planificado.
La digestión de nuestra última comida produce energía para lo que estemos haciendo, y nutrientes para construir y reparar nuestro cuerpo.    Cuando la energía se agota, el estómago, el intestino y otros órganos envían señales al cerebro para decírselo. El mensaje se traduce en algo así como «se necesita más energía; es hora de comer». Lo experimentamos como un hambre leve. Al comer se desactivan estas señales de hambre y sentimos una mayor sensación de saciedad a medida que comemos.

no puedo comer por ansiedad

Todos hemos sentido esa sensación de calambre en el estómago cuando estamos ansiosos, y es tan física como emocional. El estrés desencadena nuestra respuesta de lucha o huida: nuestro cuerpo se inunda de hormonas, cortisol y adrenalina, preparadas para ayudarnos a huir o defendernos (aunque sea del pánico pandémico o de una horrenda mudanza de casa), no para sentarnos a digerir una cena tranquila. Perdemos el apetito, nos apetecen los alimentos dulces, salados y grasos que nos dan una dosis rápida de energía y satisfacen brevemente los receptores de dopamina que nos hacen sentir bien y nos calman el cerebro, y eso significa que los alimentos que comemos, incluso las opciones saludables, pueden afectar a nuestro cuerpo de forma inesperada.
El estrés puede agravar el síndrome del intestino irritable, por ejemplo, debido a la menor capacidad del cuerpo para digerir moléculas grandes y complejas, como el gluten, por lo que conviene reducir la cantidad de pan y pasta en la dieta cuando nos sintamos especialmente tensos. Los alimentos grasos también pueden ser difíciles de digerir, especialmente la comida rápida frita; pueden causar diarrea o hinchazón. Los alimentos dulces pueden hacer que te cueste más energía, ya que ese breve subidón de azúcar provoca un bajón de energía del que es difícil recuperarse cuando ya estás bajo tensión. Intenta consumir alimentos no procesados, ya que contienen menos aditivos que tu cuerpo puede tener que soportar cuando ya está luchando en todos los frentes. Nuestras Bebidas Nutritivas, por ejemplo, sólo contienen ingredientes naturales y orgánicos y no esconden nada malo, por lo que son suaves para tu intestino y proporcionan todas las proteínas, vitaminas y minerales que necesitas si no puedes digerir un plato de comida.

pérdida de apetito estrés emocional

La conexión entre el estrés y el apetito aún no se comprende del todo. Cada persona responde al estrés de forma diferente, pero un número considerable de personas con ansiedad admite que el estrés provoca cambios no sólo en su apetito, sino también en su forma de disfrutar de la comida.
Por fuera, los problemas de apetito inducidos por la ansiedad pueden no parecer un problema grave. Pero lo es. A menudo, la forma en que los individuos alteran su dieta en respuesta al estrés y/o la ansiedad provoca un efecto descendente en sus resultados de ansiedad a largo plazo. Si actualmente sufre problemas de apetito inducidos por la ansiedad, debe trabajar para resolverlos.
Los problemas de apetito nunca son un síntoma primario; debe haber algo más relacionado con ellos. De hecho, la mayoría de las personas ni siquiera se dan cuenta de que han adquirido ligeros (y eventualmente significativos) cambios en su dieta. En cambio, creen que simplemente comen de forma diferente cuando están bajo periodos de estrés y/o ansiedad, o puede que no lo noten en absoluto.
Algunos individuos parecen ir siempre directos a la comida cuando están estresados. Aunque no está del todo claro cuál es la causa de este fenómeno, la razón para comer es bien conocida. Para algunos, comer se asocia con sentimientos de confort y bienestar general. Esto se asocia a un torrente de neurotransmisores positivos, como la dopamina, que inician el calor y el placer general. Cuando una persona come, su cerebro libera dopamina y se siente mejor.

ansiedad sin apetito diarrea

¿Recurre a la comida cuando se siente estresado por el trabajo, la familia o las obligaciones sociales? No está solo. La psicoterapeuta de Beverly Hills Allison Cohen, MA, MFT, ayuda a explicar por qué comes cuando estás estresado, cómo la alimentación emocional afecta a tu peso y a tu salud, y qué puedes hacer en su lugar.
El estrés es un desencadenante común para los comedores emocionales porque muchas circunstancias de la vida cotidiana causan el estrés y la ansiedad que conducen a comer en exceso. Algunos factores estresantes provienen del interior, como la tensión que te impones para ser perfecto o la ansiedad que sientes cuando quieres pedir un aumento de sueldo o enfrentarte a un problema que tienes con un amigo o familiar. Otros factores estresantes provienen de fuera, como las exigencias del trabajo, los problemas médicos, las obligaciones familiares y la presión social de los amigos. Algunos factores de estrés están bajo tu control y otros no.
«Tanto los acontecimientos negativos como los positivos pueden causar estrés», señala Allison. «Por ejemplo, comprar una casa, casarse y tener un bebé son acontecimientos alegres, pero no dejan de ser estresantes porque implican un cambio, y el cambio siempre trae a tu vida cuestiones nuevas y a menudo provocadoras de ansiedad». Y por eso, tanto las circunstancias positivas como las negativas también pueden conducir a la sobrealimentación emocional, añade.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad