Como controlar la ira y la ansiedad

Como controlar la ira y la ansiedad

Cómo controlar la ira inmediatamente

Parte de ello pueden ser los cambios que está experimentando tu cuerpo: Todas esas hormonas de las que tanto se habla pueden provocar cambios de humor y emociones confusas. Otra parte puede ser el estrés: Las personas que están bajo mucha presión tienden a enfadarse más fácilmente. Otra parte puede ser tu personalidad: Puede que seas alguien que siente sus emociones intensamente o que tiende a actuar impulsivamente o a perder el control. Y en parte pueden ser tus modelos de conducta: Tal vez hayas visto a otras personas de tu familia hacer estallar un fusible cuando se enfadan.
Independientemente de lo que te haga enojar, una cosa es cierta: seguro que a veces te enfadas. Todo el mundo lo hace. La ira es una emoción normal y no hay nada malo en enfadarse. Lo que cuenta es cómo lo manejamos (y nos manejamos a nosotros mismos) cuando estamos enfadados.
La autoconciencia es la capacidad de darse cuenta de lo que uno siente y piensa, y por qué. Los niños pequeños no son muy conscientes de lo que sienten, sino que lo exteriorizan en su comportamiento. Por eso se les ve hacer berrinches cuando están enfadados. Pero los adolescentes tienen la capacidad mental de ser conscientes de sí mismos. Cuando te enfades, tómate un momento para darte cuenta de lo que sientes y piensas.

Cómo controlar los arrebatos de ira

Hay tres tipos de ira que ayudan a determinar cómo reaccionamos ante una situación que nos hace enfadar. Estos son: La agresión pasiva, la agresión abierta y la ira asertiva. Si estás enfadado, el mejor enfoque es la ira asertiva. Son palabras mayores, pero comprueba qué significa realmente cada tipo.
A muchos no les gusta admitir que están enfadados, porque no les gusta la confrontación – esto se llama agresión pasiva. Esto se traduce en cosas como guardar silencio cuando se está enfadado, enfurruñarse, dejar las cosas para más tarde (posponer lo que hay que hacer) y fingir que «todo va bien». La agresividad pasiva surge de la necesidad de tener el control. ¿Quieres que te ayude a lidiar con ella? Lee sobre la «ira asertiva».
Por otro lado, muchas personas tienen tendencia a arremeter con ira y rabia, volviéndose física o verbalmente agresivas y a menudo pueden herirse a sí mismas o a los demás. A esto se le llama Agresión Abierta. Se manifiesta en peleas, intimidaciones, chantajes, acusaciones, gritos, discusiones, sarcasmos y críticas. La agresividad abierta surge de la necesidad de tener el control. ¿Quieres que te ayude a lidiar con la agresividad abierta? Lee sobre la «ira asertiva». A veces, la ira puede desquitarse con la propiedad o incluso con nosotros mismos; véase la sección sobre autolesiones.

Cómo controlar la ira (para las adolescentes)

En una encuesta realizada por la Fundación para la Salud Mental, el 32% de las personas afirmaron tener un amigo cercano o un familiar que tenía problemas para controlar su ira y el 28% de las personas afirmaron estar preocupadas por el enfado que sienten a veces.
A pesar de que los problemas de ira pueden tener un efecto tan perjudicial en nuestra vida familiar, laboral y social, la mayoría de las personas que los padecen no piden ayuda. En la misma encuesta de la Fundación para la Salud Mental, el 58% de las personas dijo no saber dónde buscar ayuda.
Si la ira incontrolada desemboca en violencia doméstica, o en un comportamiento amenazante dentro de su hogar, hable con su médico de cabecera o póngase en contacto con una organización dedicada a la violencia doméstica, como Refuge, Scottish Women’s Aid, Abused Men in Scotland, The LGBT Domestic Abuse Project o Survivor Scotland.

Ansiedad y ataques de ira

La ira es una emoción humana natural y normal que tiende a hacer acto de presencia en cualquier relación, aunque no se dirija a la persona a la que se expresa. Por desgracia, la ira suele aparecer en nuestras interacciones con los que más queremos, incluida nuestra pareja. Pero la pasión en una relación no debería significar que emociones como la ira se expresen de forma incontrolable. Controlar la ira y la respuesta a una pareja enfadada es una habilidad útil que puede promover la intimidad y la madurez en cualquier relación romántica.
Como terapeuta, a menudo reto a mis clientes a pensar en cómo su reactividad en una relación se interpone en el camino de lo que quieren ser como pareja. A menudo nos cerramos, nos quejamos a los amigos o intentamos controlar a nuestra pareja como respuesta a nuestro enfado. Aunque estas estrategias pueden aliviarnos en el momento, rara vez son eficaces a largo plazo. Veamos cuatro estrategias sencillas para controlar el enfado y hacer crecer la madurez en la relación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad