Crisis de ansiedad en niños

Crisis de ansiedad en niños

cómo ayudar a un niño que lucha contra la ansiedad

Los niños tienen radares casi impecables para detectar la ansiedad de los padres, una condición que puede tener un efecto de goteo. Tras un acontecimiento estresante -ya sea una catástrofe natural, un tiroteo o los disturbios públicos- los niños pueden sentirse confundidos, asustados y alterados.
Cada vez son más las investigaciones que demuestran que los efectos del estrés agudo y crónico en la infancia pueden precipitar el desarrollo de una serie de problemas de salud a una edad temprana y más adelante en la vida, como la depresión, el abuso de sustancias y las enfermedades cardíacas. Por ello, prestar atención a las necesidades emocionales de nuestros hijos en tiempos de crisis, y en todo momento, debe seguir siendo nuestra máxima prioridad.
Los padres, los cuidadores y los pediatras deben consultar a los niños después de un acontecimiento estresante y hablar de ello abiertamente. Abordar el tema de forma directa y honesta es siempre la mejor estrategia.
Las reacciones normales y comunes tras una experiencia estresante incluyen el llanto, la aprensión y hacer muchas preguntas sobre el suceso. Sin embargo, algunos síntomas deben considerarse banderas rojas que presagian un aumento de la ansiedad. Entre ellos se encuentran la irritabilidad inusual, el mal humor excesivo, la hipervigilancia o los saltos, la pérdida de apetito, las pesadillas y los trastornos del sueño. Los niños mayores pueden exigir más atención, volverse inquietos o agresivos, o volverse inusualmente callados y retraídos.

síntomas de ansiedad en niños de 7 años

Leslie E. Roos recibe financiación del Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá, la Fundación Canadiense para la Innovación, Research Manitoba, la Universidad de Manitoba y el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Manitoba.
Lianne Tomfohr-Madsen recibe financiación del Instituto Canadiense de Investigación Sanitaria, el Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades, Research Manitoba y la Fundación de Investigación del Hospital Infantil de Alberta.
University of Manitoba y University of Calgary aportan financiación como socios fundadores de The Conversation CA.
Las posibles consecuencias a largo plazo para los niños del aumento del estrés, la ansiedad y la depresión de los padres sólo están empezando a comprenderse. Sin embargo, investigaciones anteriores nos dicen que los niños expuestos a estos problemas tienen más probabilidades de sufrir ellos mismos problemas de salud mental, además de desarrollar un mayor riesgo de problemas de aprendizaje y de comportamiento y una menor movilidad económica a lo largo de su vida.

qué decir a un niño con ansiedad

La ansiedad es una de las experiencias más comunes de niños y adultos. Es una reacción normal y adaptativa, ya que crea un nivel de excitación y alerta ante el peligro. La característica principal de la ansiedad es la preocupación, que es el miedo a que los acontecimientos futuros tengan resultados negativos. Los niños ansiosos son mucho más propensos que sus compañeros a ver acontecimientos menores como potencialmente amenazantes. Por ejemplo, dar un breve informe oral puede producir un poco de ansiedad para la mayoría de los niños, pero es mucho más probable que el niño ansioso crea que su actuación será un completo desastre.
Es probable que los niños ansiosos adopten una serie de conductas de evitación para reducir la exposición a la amenaza. En el aula, pueden ser retraídos, no iniciar interacciones, seleccionar tareas fáciles en lugar de difíciles y evitar situaciones en las que anticipan un mayor riesgo de fracaso. Socialmente, pueden sentirse incómodos en situaciones nuevas, no iniciar conversaciones o evitar las interacciones de grupo. Se preocupan por ser evaluados socialmente y temen que los demás los vean de forma negativa. Aunque la preocupación puede tener cierta base, suele ser desproporcionada con respecto a la situación y poco realista. Una amenaza real o imaginaria puede ser suficiente para desencadenar una reacción de ansiedad.

tiene mi hijo un test de ansiedad

Queremos que usted y su hijo dispongan de toda la información necesaria para entender la enfermedad de su hijo y participar en el tratamiento. Esta página ofrece enlaces a recursos que esperamos sean útiles.
Ofrecemos una serie de grupos para niños, adolescentes y sus padres y cuidadores. El tratamiento en formato de grupo ha demostrado ser muy eficaz. También permite que más familias reciban atención. Las familias nos dicen que nuestros grupos proporcionan apoyo y conexión y ayudan a reducir el estigma que puede suponer tener un problema de salud mental.
Antes de que su hijo o adolescente pueda unirse a uno de nuestros grupos, debe tener una cita de evaluación. Esto nos ayudará a entender el diagnóstico del niño y a elaborar un plan de tratamiento. Participar en un grupo de tratamiento puede ser una de las recomendaciones que surjan de su evaluación.
Los grupos de tratamiento proporcionan habilidades prácticas y educación a los niños y adolescentes que luchan con sus emociones y comportamientos. Muchos de nuestros grupos también cuentan con un grupo de padres que tiene lugar al mismo tiempo. Algunos programas son grupos sólo para padres que proporcionan habilidades y educación a los padres sin que su hijo esté presente. Creamos grupos de tratamiento basados en la investigación actual y en las mejores prácticas para tratar las condiciones de salud mental.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad