Cuando la ansiedad se apodera de ti

La ansiedad se apodera de mi vida

Es normal que de vez en cuando experimentemos ansiedad: cuando nos enfrentamos a una reunión de alto nivel, a un jefe estresado o a un conflicto con un colega. Cuando estamos ansiosos, tendemos a encerrarnos en formas de pensar falsas o limitadas. Estos patrones de pensamiento crean una espiral negativa debilitante que puede apoderarse de nuestras vidas convenciéndonos de una fatalidad inminente y exacerbando aún más nuestra sensación de impotencia.
Pero hay estrategias que puedes adoptar para superar estas trampas de pensamiento. En primer lugar, cambia conscientemente tus actividades para desviar tu atención del factor estresante. A continuación, póngale un nombre, para entender mejor el tipo de ansiedad al que se enfrenta. A continuación, separa tus incertidumbres de los hechos y considera qué historias te estás contando a ti mismo sobre las situaciones, y si hay otros ángulos que considerar. Por último, sal de tu propia cabeza pensando en lo que le dirías a otra persona si se enfrentara al mismo escenario.
Zulfi, uno de mis clientes de coaching, es la envidia de muchos de sus compañeros. Como director general de una gran empresa de éxito, su trabajo es una de las principales prioridades del director general. Hace un buen trabajo y es muy querido por su equipo.

Cuando la preocupación se apodera de mí

Los momentos de ansiedad muy reales e intensos que experimenté fueron lo suficientemente infrecuentes como para no buscar ayuda médica. Pero para algunos, no debe tomarse a la ligera. La afección puede ser debilitante y requerir medicación y asistencia profesional.
La preocupación comienza como pequeñas células que se transforman y multiplican en mutantes que corren como locos por tu mente. Estos mutantes te dicen que todas las situaciones de tu vida están condenadas. La ansiedad empieza a garabatear todo con un lápiz oscuro y desordenado, y luego arruga la página. ¿Qué sentido tiene siquiera intentarlo? Todo va a ser un desastre.
Necesitaba una nueva autoconversación y cuidado del alma. A nivel práctico, necesitaba descansar. Espiritualmente, estaba seca hasta los huesos. Rezar me parecía imposible. Me revolcaba en los salmos, lo que no me ayudaba; tampoco la culpa por mi incapacidad de organizar mi vida espiritual cuando más la necesitaba. Incluso en los mejores momentos, había luchado por mantener un tiempo de devoción personal, algo que se supone que es la columna vertebral de una fe vibrante. Se podría pensar que ya lo había dominado. Así que no sólo me pesaba la ansiedad, sino que mi falta de constancia también aumentaba mi sentimiento de culpa.

Mi ansiedad está fuera de control

La ansiedad es algo más que sentirse estresado o preocupado. Aunque el estrés y los sentimientos de ansiedad son una respuesta común a una situación en la que nos sentimos bajo presión, suelen pasar una vez que la situación estresante ha pasado, o el «factor estresante» ha desaparecido.
Todo el mundo se siente ansioso de vez en cuando. Cuando los sentimientos de ansiedad no desaparecen, ocurren sin ninguna razón en particular o dificultan la vida cotidiana, puede ser el signo de una condición de ansiedad.
La ansiedad es la enfermedad mental más común en Australia. Por término medio, una de cada cuatro personas -una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres- sufrirá ansiedad en algún momento de su vida1.  En un periodo de 12 meses, más de dos millones de australianos sufren ansiedad2.

Ya no puedo controlar mi ansiedad

La ansiedad es una emoción intrínseca del ser humano que todo el mundo experimenta ocasionalmente: incluso las personas que suelen ser tranquilas, frías y serenas saben lo que es sentirse ansiosas, nerviosas o preocupadas en situaciones estresantes o imprevisibles que las sacan de su zona de confort.
Aquí, en EXIS Recovery, sabemos lo perjudicial que puede ser la ansiedad incontrolada: Puede robarle la sensación de control, socavar su confianza, desencadenar síntomas físicos intensos y agotar su energía. Por suerte, usted puede recuperar su vida de la ansiedad debilitante – aquí está cómo.
A pesar de que la ansiedad es el problema de salud mental más común en Estados Unidos y en todo el mundo, vivir con ansiedad grave hace que muchas personas se sientan aisladas y solas. Esto puede ayudar a explicar por qué menos de dos de cada cinco adultos afectados por trastornos de ansiedad buscan ayuda profesional.
Pero no tiene por qué ser así. Esto se debe a que, independientemente de lo abrumadora que pueda ser la ansiedad, también es tratable. La mayoría de las personas que piden ayuda son capaces de aliviar sus síntomas o de poner fin a su trastorno con una o más de las siguientes estrategias:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad