Cuando la ansiedad se convierte en un trastorno

Cuando la ansiedad se convierte en un trastorno

Tipos de trastornos de ansiedad

La ansiedad a corto plazo es una respuesta normal al estrés, pero hay que hacer más para comprender y tratar los trastornos de ansiedad a largo plazo, que afectan a la vida de millones de personas en toda Europa y suponen una importante carga económica para la sociedad, según el profesor David Baldwin, jefe del grupo de salud mental de la Universidad de Southampton (Reino Unido).
La ciencia en la sociedad20 de septiembre de 2021Los jóvenes científicos brillan en el concurso de la UE para proyectos destacadosLos ganadores de la 32ª edición del Concurso Europeo para Jóvenes Científicos explican cómo reimaginar las máquinas puede cambiar nuestro futuro.
Entrevista10 de septiembre de 2021Preguntas y respuestas: Es hora de poner la naturaleza en el centro de lo que hacemosLa clave es dejar que la naturaleza nos guíe, dice Jean-Eric Paquet, Director General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea

Tratamientos de los trastornos de ansiedad

Cualquiera que haya sufrido un ataque de ansiedad sabe lo abrumador que puede ser. Según la Asociación Americana de Ansiedad y Depresión (ADAA), los trastornos de ansiedad afectan al 18,1% de la población estadounidense cada año. Si usted es una de esas personas, sabe que un ataque de ansiedad puede hacerle sentir como si se ahogara.
Al igual que cualquier otra enfermedad, a menudo hay señales de advertencia a las que hay que prestar atención y que pueden sugerir que un ataque de ansiedad es inminente. Antes de un ataque de ansiedad, una persona puede empezar a sentirse inquieta, irritable, tensa y fatigada. Dicho esto, hay ciertas ocasiones en las que un ataque de ansiedad puede aparecer repentinamente y sin previo aviso.
Esto es lo que suelen experimentar las personas que sufren ataques de ansiedad, pero no es en absoluto una lista exhaustiva de todos los síntomas posibles. Dado que la ansiedad está tan estrechamente ligada a su psique, puede manifestarse de muchas maneras.
Si estás leyendo este artículo, probablemente estés familiarizado con el término «ataque de pánico». A menudo se utiliza indistintamente con el término ataque de ansiedad, pero en realidad son condiciones diferentes. Los profesionales de la salud mental reconocen que los sentimientos de ansiedad leve son una parte normal de la vida cotidiana. La ansiedad, en su raíz, es la anticipación estresante de un acontecimiento futuro. Los ataques de ansiedad suelen empezar a manifestarse con el tiempo a medida que la ansiedad se va acumulando.

La ansiedad no es una enfermedad mental

La ansiedad es una reacción normal al estrés y puede ser beneficiosa en algunas situaciones. Puede alertarnos de los peligros y ayudarnos a prepararnos y prestar atención. Los trastornos de ansiedad difieren de los sentimientos normales de nerviosismo o ansiedad, e implican un miedo o ansiedad excesivos. Los trastornos de ansiedad son los más comunes de los trastornos mentales y afectan a casi el 30% de los adultos en algún momento de su vida. Pero los trastornos de ansiedad son tratables y existen varios tratamientos eficaces. El tratamiento ayuda a la mayoría de las personas a llevar una vida normal y productiva.
El trastorno de ansiedad generalizada consiste en una preocupación persistente y excesiva que interfiere en las actividades diarias. Esta preocupación y tensión continuas pueden ir acompañadas de síntomas físicos, como inquietud, sensación de nerviosismo o fatiga fácil, dificultad para concentrarse, tensión muscular o problemas para dormir. A menudo las preocupaciones se centran en cosas cotidianas como las responsabilidades laborales, la salud de la familia o asuntos menores como las tareas domésticas, las reparaciones del coche o las citas.
Como los síntomas son tan graves, muchas personas que sufren un ataque de pánico pueden creer que están sufriendo un ataque al corazón u otra enfermedad que pone en peligro su vida. Pueden acudir al servicio de urgencias de un hospital. Los ataques de pánico pueden ser esperados, como una respuesta a un objeto temido, o inesperados, aparentemente ocurriendo sin razón. La edad media de inicio del trastorno de pánico es de 20 a 24 años. Los ataques de pánico pueden ocurrir con otros trastornos mentales como la depresión o el TEPT.

Trastorno de pánico

Esta sección ofrece información sobre los trastornos de ansiedad. Explica los síntomas, los tratamientos y la forma de controlar un trastorno de ansiedad. Esta sección está dirigida a las personas con trastornos de ansiedad. Y a sus cuidadores, familiares y amigos.
Todos tenemos a veces sentimientos de ansiedad, preocupación y miedo. Pueden ser respuestas normales a determinadas situaciones. Por ejemplo, puede preocuparse por una entrevista de trabajo o por pagar una factura a tiempo. Estos sentimientos pueden hacerte consciente de los riesgos y de lo que debes hacer en una situación difícil o peligrosa. Esta reacción se conoce como «lucha o huida».
El cerebro responde a una amenaza o peligro liberando hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. Aunque el peligro no sea real, estas hormonas provocan los síntomas físicos de la ansiedad. Una vez que la situación amenazante ha cesado, el cuerpo suele volver a la normalidad.
Pero si padeces un trastorno de ansiedad, estas sensaciones de miedo y peligro pueden ser continuas e interrumpir tu rutina diaria mucho después de que la amenaza haya desaparecido. Pueden hacerle sentir que las cosas son peores de lo que realmente son.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad