Niños con depresion y ansiedad

Niños con depresion y ansiedad

Los signos de la depresión en los niños

Los problemas de salud mental en los niños pequeños pueden tener importantes repercusiones en su desarrollo. Es importante comprender las causas, los síntomas, los efectos y las mejores prácticas de intervención para reconocer y prevenir la ansiedad y la depresión en los niños pequeños.
Trabajando en equipo, pueden ayudar a los niños a identificar y reconocer sus sentimientos, reconducir su tendencia al retraimiento y proporcionarles un entorno seguro y protegido. También pueden apoyar al niño ansioso o deprimido para que se adapte a nuevas situaciones y enseñarle a participar y jugar con los demás.

Nuestros hijos: ansiedad y depresión

La depresión es una enfermedad grave que puede afectar negativamente a la capacidad de un niño para relacionarse con sus amigos y su familia, disfrutar de las actividades cotidianas normales, asistir a la escuela y concentrarse en ella, y disfrutar de la infancia.
Un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento son un buen comienzo, pero superar la depresión requiere tiempo y puede incluir recaídas. Es útil saber qué esperar durante el proceso y cuándo buscar ayuda adicional.
El artículo continúa a continuaciónObtenga lo básico (y mucho más) sobre la depresiónNuestro resumen en profundidad comparte la información más reciente aprobada por los médicos sobre los síntomas, el diagnóstico, los tratamientos y lo que realmente es vivir con depresión. Lea más sobre la depresión
Es muy difícil rendir bien en la escuela cuando el pensamiento y la concentración se ven afectados por la depresión. Es importante incluir al profesor de la clase y a un consejero o psicólogo escolar en el equipo de tratamiento para ayudar a su hijo a superar este difícil momento.
También es útil contar con un plan en caso de que su hijo necesite un descanso durante el día. Por ejemplo, un control diario con un consejero escolar o un psicólogo en la primera etapa del tratamiento y una cita semanal cuando su hijo se estabilice.

Uso de la escala revisada de ansiedad y depresión infantil

En estos momentos hay mucha incertidumbre en el mundo. Y no siempre habrá respuestas a las preguntas que se hacen tus hijos. Pero podemos ayudarte a mantener estas conversaciones de forma segura y abierta.
Saber cómo hablar con tu hijo sobre su salud mental, o reconocer las señales de que podría estar luchando, puede ser realmente difícil. Los signos de depresión o ansiedad en los niños pueden parecer a veces un comportamiento normal, sobre todo en los adolescentes, que pueden guardar sus sentimientos para sí mismos.
También es natural que los niños o jóvenes se sientan estresados o ansiosos por cosas como los exámenes o el cambio de colegio.  Pero aunque estas experiencias pueden ser muy difíciles, son diferentes de la depresión o la ansiedad a largo plazo, que afectan a cómo se siente un niño o un joven cada día.
Darse cuenta de que su hijo puede estar luchando con su salud mental y experimentando ansiedad o depresión puede ser difícil de aceptar. A veces los padres pueden sentir que es su culpa o quieren saber por qué su hijo tiene un problema de salud mental. Esto es totalmente comprensible, pero lo más importante que puede hacer es tranquilizar a su hijo y no juzgarlo por cómo se siente:

10 estrategias para criar a un niño feliz | prevenir la ansiedad

Es normal que los niños se sientan tristes, se muestren malhumorados o estén de mal humor a veces. Pero cuando la tristeza o el mal humor duran semanas o más, y cuando hay otros cambios en el comportamiento del niño, puede tratarse de una depresión.
La terapia puede ayudar a los niños que pasan por la tristeza o la depresión. Y también hay cosas que los padres pueden hacer. Recibir la atención adecuada puede evitar que las cosas empeoren y ayudar al niño a sentirse mejor.
Algunos niños pasan por cosas estresantes. Algunos se han enfrentado a pérdidas, traumas o dificultades. Algunos atraviesan graves problemas de salud. Estas cosas pueden llevar a la tristeza o al dolor, y a veces a la depresión.
Contar con un apoyo adicional durante y después de los momentos difíciles ayuda a proteger a los niños de la depresión o a disminuir sus efectos. Pero incluso cuando tienen un buen apoyo, algunos niños se deprimen. La terapia puede ayudarles a curarse, a sentirse mejor y a volver a disfrutar de las cosas.
La terapia para la depresión infantil es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Los terapeutas ayudan a los niños a sentirse acogidos y apoyados. Hacen que los niños hablen de lo que piensan y sienten. Pueden utilizar cuentos, juegos, lecciones o libros de trabajo. Estas herramientas pueden ayudar a los niños a sentirse cómodos y a sacar el máximo provecho de la TCC. Cuando es posible, la terapia del niño incluye a sus padres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad