Cambio de actitudes psicologia social

Cambio de actitudes psicologia social

Cambio de actitud

Una de las características más destacadas de los medios sociales es que todo el mundo puede ser fuente de información, a diferencia de lo que ocurre en los medios de comunicación tradicionales, en los que la fuente suele ser autorizada después de ser examinada y verificada (Hayes y King, 2014). Sin embargo, cualquiera puede publicar un post en los medios sociales en cualquier momento; por lo general, ni se filtra ni se verifica. Además, la opinión pública asociada a estos posts comienza a acumularse. En la mayoría de los casos, algunos usuarios siguen y apoyan ciegamente a los líderes de opinión, publicando así nuevos contenidos que exacerban aún más la tendencia de la opinión pública (Forelle et al., 2015). La opinión pública tiene a veces un cierto grado de ceguera respecto al contenido de los medios sociales, lo que hace que la gente no confíe en ellos tanto como en los medios de comunicación convencionales. Los datos del Informe Especial del Barómetro de Confianza de Edelman de 2018 concluyen que solo el 41% de las personas dicen confiar en los medios sociales. Conscientes de ello, las personas dedican más tiempo y energía a discernir si la información merece la pena ser creída, lo que provoca más obstáculos en el procesamiento cognitivo. La duplicación de editores de información en las plataformas de medios sociales requiere más recursos cognitivos.

Comentarios

Las actitudes son creencias y comportamientos asociados hacia algún objeto[1]. No son estables y, debido a la comunicación y el comportamiento de otras personas, están sujetas a cambios por influencias sociales, así como por la motivación del individuo para mantener la coherencia cognitiva cuando se produce una disonancia cognitiva, es decir, cuando dos actitudes o actitud y comportamiento entran en conflicto. Las actitudes y los objetos de actitud son funciones de componentes afectivos y cognitivos. Se ha sugerido que la composición interestructural de una red asociativa puede ser alterada por la activación de un solo nodo. Así, mediante la activación de un nodo afectivo o emocional, puede ser posible un cambio de actitud, aunque los componentes afectivos y cognitivos tienden a estar entrelazados[2].
El cumplimiento se refiere a un cambio de comportamiento basado en las consecuencias, como las esperanzas de un individuo de obtener recompensas o evitar el castigo de otro grupo o persona. El individuo no experimenta necesariamente cambios en las creencias o evaluaciones de un objeto de actitud, sino que se ve influido por los resultados sociales de adoptar un cambio de comportamiento[3].

Teoría del cambio de actitud

El cambio de actitud ha sido objeto de décadas de investigación, pero los ejemplos de alteraciones drásticas de la actitud fuera del laboratorio siguen siendo escasos. Petty y Cacioppo (1986) propusieron un modelo de probabilidad de elaboración, que sigue siendo fundamental para la psicología de la persuasión. Las personas son más propensas a dar un razonamiento considerado cuando el tema en cuestión es relevante para ellas. Cuando un asunto es de relevancia personal, las personas evalúan la calidad de un argumento, pero en caso contrario se basan en evaluaciones más heurísticas: el prestigio de la fuente de los argumentos, la cantidad de argumentos presentados y su propio estado emocional. Este modelo encaja con la noción de que los seres humanos son «tácticos motivados», que conservan sus recursos recurriendo a la heurística cuando una cuestión no es de relevancia personal, y que despliegan todas sus capacidades cognitivas sólo cuando una cuestión es suficientemente importante.
Según el modelo de probabilidad de elaboración, es probable que los argumentos sobre cuestiones importantes se sometan a un razonamiento y una evaluación exhaustivos. Esto explica en parte por qué las opiniones sobre asuntos importantes son difíciles de cambiar; los argumentos sobre esos temas se examinan más a fondo y, por tanto, sólo los más convincentes evitan el rechazo. Sin embargo, incluso ante argumentos bien razonados, las actitudes importantes se resisten a cambiar.

Formación y cambio de actitudes

Las actitudes son evaluaciones generales de objetos, ideas y personas que uno encuentra a lo largo de su vida (por ejemplo, «la pena capital es mala»). Las actitudes son importantes porque pueden guiar el pensamiento, el comportamiento y los sentimientos. El cambio de actitud se produce cada vez que se modifica una actitud. Así, el cambio se produce cuando una persona pasa de ser positiva a negativa, de ligeramente positiva a muy positiva, o de no tener ninguna actitud a tenerla. Debido al valor funcional de las actitudes, los procesos que las modifican han sido un foco de atención importante a lo largo de la historia de la psicología social.
Según los modelos de proceso dual de cambio de actitud, la investigación sobre este tema puede organizarse según dos tipos generales de procesos: (1) los que ocurren cuando uno pone relativamente poco esfuerzo cognitivo, y (2) los que ocurren con un esfuerzo cognitivo relativamente alto. La cantidad de pensamiento y esfuerzo que se utiliza en una situación determinada viene determinada por muchas variables, todas las cuales afectan a la motivación o a la capacidad de pensar. Algunos ejemplos son la preferencia personal por participar en pensamientos complejos, la relevancia personal del objeto de la actitud y la cantidad de distracción presente mientras se intenta pensar. Además, tanto los procesos de alto como de bajo esfuerzo pueden funcionar tanto si se presenta un mensaje persuasivo como si no.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad