Como se relacionan el sentido del olfato con las emociones

Como se relacionan el sentido del olfato con las emociones

olfato

¡Bienvenido de nuevo! Tengo una triste noticia para ti, querido lector, esta va a ser mi última entrada en el blog sobre la emoción y los sentidos (haz que se me salten las lágrimas). Mis entradas anteriores trataban sobre los sentidos en general, la visión y el oído. Esta semana trataré sobre un sentido que parece perfecto para la temporada: el olfato.
Las fiestas están llenas de olores que pueden activar nuestras emociones: el cálido abrazo del pan de jengibre, la energía crujiente del pino y el confort de una chimenea crepitante. ¿Le resulta familiar? Los anunciantes se aprovechan de estos vínculos entre olores y emociones porque todos podemos entenderlos. En este artículo analizaremos cómo se influyen mutuamente el olfato y la emoción, así como la forma en que las personas con un olfato que no funciona correctamente ven afectadas sus emociones.
El olfato puede influir en la interpretación de nuestras emociones. Weber y Heuberger (2008) expusieron a los participantes a olores o los tuvieron en una condición de control. El grupo experimental olió diferentes plantas y luego calificó su estado de ánimo, la calma y el estado de alerta en una escala y el carácter agradable del olor. Los participantes que olieron las plantas se calificaron a sí mismos como más altos en estado de ánimo, alerta y calma en comparación con el grupo de control. Esto también se observó en un experimento de seguimiento que minimizó los estímulos visuales para aislar el efecto del olor. Los olores artificiales no mostraron los mismos resultados. Esto implica que los olores, cuando son naturales, pueden mejorar el funcionamiento emocional general. Tal vez esto se deba a un vínculo biológico con la búsqueda de olores agradables en la naturaleza cuando éramos una sociedad más basada en la caza y la recolección. Los olores agradables pueden indicar comida o alimento que nos calma y nos pone de mejor humor. Los olores artificiales no activan estos mismos vínculos. Aunque en este estudio se utilizaron olores agradables, no sólo el carácter agradable de los olores puede influir en nuestro procesamiento emocional.

sistema olfativo y emociones

El estado afectivo es la combinación de la emoción y el estado de ánimo, en el que el estado de ánimo refleja una media de eventos emocionales secuenciales junto con un estado afectivo interno subyacente. En la actualidad existen numerosas pruebas de que los olores pueden modular el estado de ánimo y las emociones de forma abierta o subliminal. Basándonos principalmente en la literatura neurobiológica, aquí revisamos lo que se sabe sobre cómo los olores pueden afectar a las emociones/estados de ánimo y cómo las emociones/estados de ánimo pueden afectar a la percepción de los olores. Adoptamos el enfoque de que la forma puede proporcionar una visión de la función mediante la revisión de las principales regiones del cerebro y los circuitos neuronales que subyacen a la emoción y el estado de ánimo, y luego la revisión de la vía olfativa en el contexto de esa red de emoción / estado de ánimo. Destacamos las amplias oportunidades neuroanatómicas para la convergencia olor-emoción/estado de ánimo, así como los datos funcionales que demuestran las interacciones recíprocas entre estos procesos. Por último, exploramos cómo la interacción olor-emoción-sentimiento se utiliza, o podría utilizarse, en aplicaciones médicas y/o comerciales.
Dada la incapacidad de adivinar experiencias conscientes y subjetivas en modelos animales no humanos, se debate si los animales no humanos muestran emociones clásicas en el sentido completo que acabamos de describir. Este artículo de revisión no resolverá ese debate. Sin embargo, nuestra comprensión de la neurobiología de los circuitos que subyacen a la fisiología de tales comportamientos está bien informada por la investigación en animales no humanos. Como señalan Barrett et al. (2007) «los modelos animales aportan conocimientos necesarios e importantes que deben incorporarse a cualquier modelo de emoción, pero no han dado (y probablemente no pueden dar) cuenta suficiente de los acontecimientos que la gente llama miedo, ira o tristeza» (página 298). Por lo tanto, nuestro análisis de la neurobiología de la olfacción, las emociones y los estados de ánimo que se presenta a continuación se basa en datos de animales humanos y no humanos.

cuando un olor te recuerda a un recuerdo

«Sabemos que la gente suele decir que los olores son especialmente evocadores para traer recuerdos, a menudo de la infancia», explica Pamela Dalton, investigadora del Centro de Sentidos Químicos Monell de Filadelfia.
Las moléculas de olor se unen a esos receptores olfativos siguiendo un patrón específico. Una vez formado ese patrón, la señal se envía al cerebro, donde la procesa primero la corteza olfativa primaria.
«Los olores se procesan de forma un poco diferente a los demás sistemas sensoriales, porque todos los demás sistemas sensoriales pasan por una estructura del cerebro llamada tálamo, que es una especie de guardián», explica Dalton.
Como el olor se salta el tálamo, los olores pueden entrar en nuestro cerebro y unirse a los recuerdos sin que los registremos o procesemos conscientemente. Las investigaciones demuestran que el olfato es el único sentido que está activo incluso mientras dormimos o estamos en coma.
«Esta zona olfativa que procesa la información está muy cerca de una parte del cerebro que procesa la información emocional y, en particular, los recuerdos emocionales: el sistema límbico, el hipocampo y la amígdala», explica Dalton.

ejemplos de sentido del olfato

Cada vez que huelo las páginas de un libro nuevo, me acuerdo de todas las lecturas nocturnas que hacía de niño. Incluso puedo sentir el suave tejido de los brazos de mi sillón de lectura favorito y percibir la tranquilidad de una casa en la que todo el mundo duerme. El estrés del día empieza a ceder un poco a la sensación de calma y concentración. Tenemos un sillón en la habitación de mi hija muy parecido al sillón de lectura de mi infancia, pero sentarse en él no evoca esos recuerdos con tanta eficacia como ese olor a libro nuevo.
También ha habido estudios científicos que han utilizado diversos enfoques para respaldar esta evidencia anecdótica. Uno de los primeros fue un estudio dirigido por la Dra. Rachel Herz en la Universidad de Brown en 2004. Herz y sus colaboradores descubrieron que un grupo de cinco mujeres mostraba más actividad cerebral al oler un perfume con el que asociaban un recuerdo positivo que al oler un perfume de control que nunca habían olido. La actividad cerebral asociada al perfume memorable era también mayor que la producida por la pista visual de ver el frasco de perfume.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad