Consecuencias de la ira

Consecuencias de la ira

consecuencias de la ira ffxiv

Imagina a una persona muy enfadada. ¿Te imaginas a alguien agresivo y hostil, que explota rápidamente o que está fuera de control? Mucha gente lo hace. Por eso le sorprenderá saber que la mayoría de las personas enfadadas contienen su ira. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Massachusetts descubrió que sólo un 10% de las personas enfadadas «actúan» de forma claramente agresiva.
Las personas que retienen sus sentimientos de ira lo demuestran de otras maneras, como siendo demasiado críticos y cínicos o sintiéndose deprimidos y víctimas. Estar enfadado consume mucha energía emocional y física. En consecuencia, interiorizar la ira puede tener efectos perjudiciales, debilitando la salud física y mental y comprometiendo las relaciones personales y profesionales.
La ira es una de las muchas formas en que el cuerpo responde al estrés. El estrés puede estar causado por casi todo, como la presión del trabajo, el miedo a fracasar, el dolor crónico, los recuerdos de un acontecimiento traumático o los problemas de pareja. Incluso las molestias menores, como el tráfico o la espera en una cola, pueden causar estrés. Cuando una persona se enfada, el cuerpo reacciona aumentando el ritmo cardíaco y la presión arterial y liberando cantidades elevadas de ciertas hormonas. Aunque el cuerpo es capaz de ajustarse a niveles «normales» de estrés, el estrés significativo y acumulado puede contribuir a la enfermedad y a la muerte final.

consecuencias de la ira incontrolada

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

efectos de la ira en la salud mental

Una persona que experimenta ira suele experimentar efectos físicos, como el aumento del ritmo cardíaco, la elevación de la presión arterial y el aumento de los niveles de adrenalina y noradrenalina.[3] Algunos consideran que la ira es una emoción que desencadena parte de la respuesta de lucha o huida.[4] La ira se convierte en el sentimiento predominante desde el punto de vista conductual, cognitivo y fisiológico cuando una persona toma la decisión consciente de actuar para detener inmediatamente el comportamiento amenazante de otra fuerza externa.[5] El término inglés proviene originalmente del término anger del idioma nórdico antiguo.[6] La ira puede tener muchas consecuencias físicas y mentales. La expresión externa de la ira puede encontrarse en las expresiones faciales, el lenguaje corporal, las respuestas fisiológicas y, en ocasiones, los actos públicos de agresión. Las expresiones faciales pueden ir desde la inclinación de las cejas hacia dentro hasta el fruncimiento total del ceño[7]. Aunque la mayoría de los que experimentan la ira explican su excitación como resultado de «lo que les ha pasado», los psicólogos señalan que una persona enfadada puede estar muy equivocada porque la ira provoca una pérdida de la capacidad de autocontrol y de la observabilidad objetiva[8].

efectos negativos de la ira

Todos sabemos lo que significa -y lo que se siente- estar enfadado. Sin embargo, nuestra experiencia y expresión de la ira puede variar: Algunos se aguantan hasta que pueden garabatear sus sentimientos en un diario; otros no sueñan con contenerse y, en cambio, arremeten con furia. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿hay una forma correcta o incorrecta de expresar la ira? Esta pregunta tiene múltiples facetas. Sencillamente, es importante que gestionemos nuestra ira de forma adecuada para no experimentar ningún efecto secundario negativo en nuestra salud física o mental.
Vamos a profundizar en los posibles efectos secundarios de la ira, pero antes debemos comprender un poco mejor su funcionalidad. He aquí algunos datos útiles sobre la ira, ofrecidos por el psicoterapeuta John Sovec:
En resumen, sí, es sano y normal sentirse enfadado de vez en cuando. Sin embargo, si no nos tomamos el tiempo necesario para gestionar nuestra ira y recuperarnos de ella, corremos el riesgo de sufrir efectos negativos, tanto física como mentalmente.
Como introdujo Sovec, la ira puede ser peligrosa cuando el individuo sucumbe a ella con demasiada frecuencia y sin manejarla adecuadamente. A continuación, la terapeuta matrimonial y familiar licenciada Patrice Douglas, explica lo perjudicial que puede ser la ira para nuestra salud física y responde a la importante pregunta: «¿Puede la ira enfermarme?»

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad