Perdida del sentido de la vida

Perdida del sentido de la vida

la pérdida de la vida en una frase

Steve Taylor no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.
La búsqueda del sentido de la vida es un reto familiar para muchos de nosotros. Algunos científicos y filósofos materialistas la consideran una búsqueda inútil. El destacado ateo Richard Dawkins, por ejemplo, afirma que los seres humanos no son más que «máquinas de supervivencia desechables» cuyo único propósito es sobrevivir y replicar genes.
Si no es así, la teoría dice que nuestras vidas tienen muy poco sentido. Podemos intentar crear otro tipo de significado, a través de la religión o de intentos de altruismo, por ejemplo, pero todo lo que estamos haciendo es seguir nuestra programación genética y neurológica. Incluso nuestra conciencia, la sensación de tener experiencia dentro de nuestra propia cabeza, puede no existir realmente, o puede existir sólo como una especie de sombra de nuestra actividad cerebral.
No somos sólo entidades fantasmales que viven dentro de cuerpos maquinales en un mundo indiferente. La vida humana no es un espacio sin sentido entre el nacimiento y la muerte, que se pasa tratando de disfrutar y olvidarse de nuestra situación.

ejemplo de pérdida de la vida

Si sientes que tu vida no tiene sentido ni dirección, puede que estés luchando contra la falta de propósito. La falta de propósito puede afectar a todos los aspectos de tu vida, y puede hacer que rumies pensamientos ansiosos que te causen angustia.
Si experimenta una falta de propósito en su vida, puede sentirse constantemente aburrido, insatisfecho o vacío, como si la vida no tuviera sentido. Puedes sentirte insatisfecho en tus relaciones con los demás, descontento en casa y en el trabajo, y encontrarte rumiando ansiosamente cuál es el sentido de la vida.
Puede sentirse desesperanzado, desesperado o simplemente insensible, e incapaz de disfrutar de las cosas que antes le producían placer. La sensación de falta de propósito también puede contribuir a la depresión y la ansiedad, especialmente cuando te sientes incapaz de ver una salida a tus sentimientos de vacío.
La sensación de tener poca dirección en la vida puede haberse acumulado lentamente a lo largo del tiempo, y puede resultarle difícil identificar una razón específica para estas experiencias. Esto puede ser confuso y molesto, especialmente si sientes que todo en tu vida es como lo habías previsto y planeado.

pérdida de sentido

La búsqueda de sentido parece ser un tema central en la literatura sobre el duelo y el trauma. Sin embargo, el término «significado» se ha definido y operacionalizado de manera diferente en los distintos campos de estudio. En su revisión, Martela y Steger (2016, p. 531) distinguieron entre tres tipos principales de significado en la vida: coherencia, propósito y significado. La coherencia se refiere a «un sentido de comprensibilidad y que la vida de uno tenga sentido». El propósito significa tener «un sentido de objetivos centrales, metas y dirección en la vida», y el significado se refiere a «un sentido del valor inherente de la vida y tener una vida que valga la pena vivir».
Los individuos que buscan un significado no suelen hacerlo de forma organizada y pueden estar más centrados en el pasado y el presente que especialmente preocupados por el futuro (Steger et al., 2008). En relación con esto, mientras que la presencia de sentido en la vida se asocia con resultados positivos, la búsqueda real (prolongada) de sentido se asocia con mayores resultados negativos, y dicha búsqueda podría ser indicativa de falta de sentido (Updegraff et al., 2008; Linley y Joseph, 2011).

Perdida del sentido de la vida en línea

Eres más feliz cuando eres productivo y vas tachando tareas una a una. Pero últimamente el ajetreo diario está acabando con tu sentido de la vida. Planea encontrar más sentido a su vida, tan pronto como llegue al final de su lista de tareas.
Te encanta tachar cosas, así que añádelo a la lista. De la misma manera que programarías una cita con el dentista, bloquea un tiempo para perseguir tu objetivo más grande -si es que tienes uno en mente- o para hacer alguna reflexión creativa. O elige un día y levántate una hora antes. Si eso funciona, inténtalo de nuevo la semana que viene.
– Haz garabatos. Aunque tus esfuerzos se acerquen más a los garabatos que a los bocetos, garabatear libera tu mente de las restricciones del pensamiento lingüístico directo, permitiéndote evaluar las ideas desde un ángulo diferente, lo que puede ayudarte a obtener nuevas ideas.
– Levántate y da un paseo. Un estudio de Stanford descubrió que las personas que caminan entre 5 y 16 minutos son mucho más creativas que las que permanecen en el escritorio. El ejercicio estimula el flujo sanguíneo al cerebro y aumenta el tamaño del hipocampo, una parte del cerebro fundamental para el aprendizaje y la formación de nuevos recuerdos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad