Proceso de cambio de forma

Proceso de cambio de forma

Hombre lobo

En la mitología, el folclore y la ficción especulativa, el cambio de forma es la capacidad de transformarse físicamente a través de una habilidad inherentemente sobrehumana, la intervención divina, la manipulación demoníaca, la brujería, los hechizos o haber heredado la capacidad. La idea del cambio de forma está presente en las formas más antiguas de totemismo y chamanismo, así como en la literatura y los poemas épicos más antiguos que existen, como la Epopeya de Gilgamesh y la Ilíada. El concepto sigue siendo un recurso literario habitual en la fantasía moderna, la literatura infantil y la cultura popular.
Las criaturas que cambian de forma más populares en el folclore son los hombres lobo y los vampiros (principalmente de origen europeo, canadiense y nativo americano), los huli jing de Asia oriental (incluidos el kitsune japonés y el kumiho coreano) y los dioses, diosas y demonios de numerosas mitologías, como el nórdico Loki o el griego Proteo. El cambio de forma a la de un lobo gris se conoce específicamente como licantropía, y las criaturas que se someten a dicho cambio se denominan licántropos. La teriantropía es el término más general para los cambios entre humanos y animales, pero rara vez se utiliza en ese sentido. También era habitual que las deidades transformaran a los mortales en animales y plantas.

Sinónimo de cambio de forma

La magia «explica» convenientemente muchas cosas relacionadas con el cambio de forma, pero en el curso de algunos de mis escritos de ficción, me esfuerzo por incluir algunas explicaciones ligeramente más plausibles cuando es posible.
Uno de esos aspectos para los que no he sido capaz de crear una explicación satisfactoria es cómo un metamorfo puede conservar la mayor parte o toda su capacidad cognitiva y su memoria como un animal con una estructura cerebral mucho más pequeña o diferente.
Una de mis ideas es que la retención de esas facultades mentales está limitada en el tiempo. Cuanto más tiempo pase el metamorfo en una forma, más riesgo tiene de perder recuerdos, etc. Esto introduce un factor de riesgo que a veces es bueno, por ejemplo, para dar al protagonista un obstáculo o limitación.
Sin embargo, en un escenario diferente, sería útil disponer de un método algo creíble por el que un cambiaformas pudiera procesar y recordar información de forma efectiva -como un pequeño mamífero o pájaro- en comparación con su cerebro humano. ¿De qué manera podría explicarse esto?
Si el metamorfo se convierte en un dragón, por ejemplo, ahora puede respirar fuego porque el universo cree que los dragones pueden respirar fuego. Si se convierte en un ratón, puede caber en una ratonera porque un ratón puede hacerlo, no porque haya cambiado realmente.

Kitsune

Hay animales de todas las formas y tamaños, pero sólo unos pocos pueden cambiar de forma. Los investigadores de Ecuador acaban de informar sobre una nueva especie de rana que puede cambiar la textura de su piel de espinosa a lisa, el primer caso de un vertebrado que cambia de forma.
Cuando un animal está a punto de ser atacado por un depredador, tiene dos opciones: correr o esconderse. A veces, sin embargo, correr puede hacer que el animal sea más evidente para su atacante. Sin embargo, un animal que tenga el mismo aspecto que su entorno puede sobrevivir camuflándose del atacante, como las polillas que se parecen a las hojas caídas, o incluso ayudar a atraer a la presa, una táctica que utiliza la mantis orquídea.
Muchos animales han desarrollado este tipo de adaptaciones permanentes que les ayudan a mimetizarse con su entorno. Sin embargo, junto con la recién clasificada rana de lluvia mutable, sólo se conocen unos pocos animales capaces de cambiar su forma.
Esta rana fue descubierta en la selva ecuatoriana en 2006, pero sólo se informó de ella recientemente en el Zoological Journal of the Linnean Society, ya que se tardó varios años en encontrar un segundo ejemplar, y sólo entonces se puso de manifiesto la capacidad de cambiar de forma.

Bestia alterada

En la mitología, el folclore y la ficción especulativa, el cambio de forma es la capacidad de transformarse físicamente a través de una habilidad inherentemente sobrehumana, la intervención divina, la manipulación demoníaca, la brujería, los hechizos o haber heredado la capacidad. La idea del cambio de forma está presente en las formas más antiguas de totemismo y chamanismo, así como en la literatura y los poemas épicos más antiguos que existen, como la Epopeya de Gilgamesh y la Ilíada. El concepto sigue siendo un recurso literario habitual en la fantasía moderna, la literatura infantil y la cultura popular.
Las criaturas que cambian de forma más populares en el folclore son los hombres lobo y los vampiros (principalmente de origen europeo, canadiense y nativo americano), los huli jing de Asia oriental (incluidos el kitsune japonés y el kumiho coreano) y los dioses, diosas y demonios de numerosas mitologías, como el nórdico Loki o el griego Proteo. El cambio de forma a la de un lobo gris se conoce específicamente como licantropía, y las criaturas que se someten a este cambio se llaman licántropos. La teriantropía es el término más general para los cambios entre humanos y animales, pero rara vez se utiliza en ese sentido. También era habitual que las deidades transformaran a los mortales en animales y plantas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad