Que es el enojo

Que es el enojo

resentimiento

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

qué es la gestión de la ira

Sentir ira está bien. La ira puede ayudarnos a superar sentimientos y situaciones difíciles y motivarnos a cambiar cosas que no nos gustan de nuestra vida.    La ira puede convertirse en un problema cuando afecta a la vida cotidiana de una persona o a sus relaciones. Esto puede deberse a que los sentimientos de ira les resulten abrumadores o difíciles de controlar, a que expresen su ira de forma que puedan herirse a sí mismos o a los demás, o a que les resulte difícil expresar su ira. Las dificultades con la ira pueden ser una señal de que alguien puede estar experimentando tristeza, depresión, aislamiento, discriminación u otra dificultad de salud mental.Aprender a ser conscientes de nuestra ira y a expresarla de forma segura y saludable es una parte importante de la buena salud mental.  Si te enfadas mucho o tienes problemas para controlar o expresar tu ira, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a gestionarla de forma saludable.  Descargue nuestra hoja informativa sobre la ira
¿Cuándo se convierte el enfado en un problema? El enfado se convierte en un problema cuando empieza a afectar a la vida diaria de una persona y le hace reaccionar de forma que puede herirse a sí misma y/o a los demás:

la danza de la ira

Existen tres tipos de ira que contribuyen a determinar cómo reaccionamos ante una situación que nos hace enfadar. Estos son: La agresión pasiva, la agresión abierta y la ira asertiva. Si estás enfadado, el mejor enfoque es la Ira Asertiva. Son palabras mayores, pero comprueba qué significa realmente cada tipo.
A muchos no les gusta admitir que están enfadados, porque no les gusta la confrontación – esto se llama agresión pasiva. Esto se traduce en cosas como guardar silencio cuando se está enfadado, enfurruñarse, dejar las cosas para más tarde (posponer lo que hay que hacer) y fingir que «todo va bien». La agresividad pasiva surge de la necesidad de tener el control. ¿Quieres que te ayude a lidiar con ella? Lee sobre la «ira asertiva».
Por otro lado, muchas personas tienen tendencia a arremeter con ira y rabia, volviéndose física o verbalmente agresivas y a menudo pueden herirse a sí mismas o a los demás. A esto se le llama Agresión Abierta. Se manifiesta en peleas, intimidaciones, chantajes, acusaciones, gritos, discusiones, sarcasmos y críticas. La agresividad abierta surge de la necesidad de tener el control. ¿Quieres que te ayude a lidiar con la agresividad abierta? Lee sobre la «ira asertiva». A veces, la ira puede desquitarse con la propiedad o incluso con nosotros mismos; véase la sección sobre autolesiones.

cuaderno de gestión de la ira…

Una persona que experimenta la ira suele experimentar efectos físicos, como un aumento del ritmo cardíaco, una presión arterial elevada y un incremento de los niveles de adrenalina y noradrenalina.[3] Algunos consideran que la ira es una emoción que desencadena parte de la respuesta de lucha o huida.[4] La ira se convierte en el sentimiento predominante desde el punto de vista conductual, cognitivo y fisiológico cuando una persona toma la decisión consciente de actuar para detener inmediatamente el comportamiento amenazante de otra fuerza externa.[5] El término inglés proviene originalmente del término anger del idioma nórdico antiguo.[6] La ira puede tener muchas consecuencias físicas y mentales. La expresión externa de la ira puede encontrarse en las expresiones faciales, el lenguaje corporal, las respuestas fisiológicas y, en ocasiones, los actos públicos de agresión. Las expresiones faciales pueden ir desde la inclinación de las cejas hacia dentro hasta el fruncimiento total del ceño[7]. Aunque la mayoría de los que experimentan la ira explican su excitación como resultado de «lo que les ha pasado», los psicólogos señalan que una persona enfadada puede estar muy equivocada porque la ira provoca una pérdida de la capacidad de autocontrol y de la observabilidad objetiva[8].

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad